Infarto cerebral

t

¿Qué es un ictus?

El ictus representa para el cerebro, lo que el infarto de miocardio es para el corazón. Está provocado por la ausencia o disminución de circulación sanguínea en las arterias que lo irrigan, provocando la muerte neuronal. Esto produce como sintomatología más frecuente, una pérdida temporal o permanente de las funciones del hemicuerpo contrario al lado cerebral lesionado (en un infarto cerebral derecho, se produce un déficit en la parte izquierda del cuerpo).

En el ictus isquémico, el flujo sanguíneo se interrumpe bien por la formación de un trombo en el corazón, que es arrastrado al cerebro ocluyendo un vaso cerebral o por la ruptura de una placa arteriosclerótica presente en los vasos que van al cerebro. Estos vasos son las arterias carótidas o las arterias vertebrales.

¿Son frecuentes los ictus?

El ictus es una enfermedad muy común. En España se producen anualmente en torno a 120.000 nuevos casos de ictus, esto es, uno cada seis minutos, o más de 200 casos nuevos por 100.000 habitantes y año. Representa la tercera causa de muerte en nuestro país y es la primera causa de discapacidad.

¿Qué factores incrementan el riesgo de sufrir un ictus?

Existen una serie de factores que no se pueden controlar (edad, sexo, ictus previo, historia familiar de ictus) y otros factores que se pueden controlar (dieta, obesidad, hipertensión arterial, enfermedad cardíaca como fibrilación auricular, fumar, enfermedad carotídea arteriosclerótica, colesterol alto y diabetes)

img_infarto-cerebral_2

¿Existen signos de alarma?

El ictus debe considerarse una urgencia médica. En ocasiones, avisa con síntomas que pueden desaparecer en lo que se conoce como ataque isquémico transitorio (AIT), que no suelen dejar ninguna secuela ni durar más de 24 horas. Estos síntomas pueden ser muy variados: pérdida de fuerza en la mitad del cuerpo o en un brazo o pierna, acorchamiento en la cara en los brazos o piernas, dificultad para expresarse o articular palabras, pérdida de visión brusca, sensación de vértigo o inestabilidad, etc. Nunca ignore los síntomas de alarma de un AIT.

¿Qué tratamiento existe para el ictus?

Existen distintos tratamientos para el ictus. La decisión de cual aplicar, depende de múltiples factores: presencia o no de hemorragia cerebral, tiempo que el paciente tarda en acudir a un centro hospitalario desde el momento en que comenzaron sus síntomas, ictus relacionados con trombos procedentes de las arterias carótidas o vertebrales (consultar apartado de estenosis de carótida) o del corazón, etc. La valoración debe efectuarse por especialistas y el tratamiento debe ser individualizado y decidido para cada paciente con prontitud. No olvide en cualquier caso que la rapidez en acudir a un centro hospitalario es un factor de máxima importancia. Esté atento a los síntomas de alarma.