Embolización de aneurismas cerebrales

¿Qué es?

Se trata de un tratamiento que sirve para ocluir los aneurismas cerebrales mediante el su taponamiento interno realizado a través de sus arterias y guiado con rayos X (tratamiento endovascular).

¿Qué indicaciones tiene?

Se realiza tras una hemorragia cerebral en la que se demostrado por otros estudios de imagen (generalmente mediante angiografía digital o con TC) que está producida por un aneurisma, con el objeto de evitar una nueva ruptura. También se realiza cuando el aneurisma aún no se ha roto y se ha diagnosticado en una de las pruebas radiológicas que le han practicado para el estudio de diversos síntomas (pérdida de visión, cefaleas, visión doble,….) que pueden o no estar producidos por el aneurisma. En estos casos el objeto de tratamiento es prevenir una hemorragia producida por su ruptura.

¿En qué consiste?

Es realizada con equipos de rayos X de alta tecnología llamados angiógrafos digitales por neurorradiólogos expertos y especializados. Se realiza en salas de radiología digital dotadas de todo tipo de equipamiento anestésico al igual que existe en un quirófano, con presencia de un anestesista.
Se emplea habitualmente sedación o anestesia general.

Se pincha un vaso sanguíneo, generalmente de la ingle y a continuación se introducen en su interior unos tubos flexibles, llamados catéteres, que llegarán hasta los vasos sanguíneos del cuello. A través ellos, se introduce otro pequeño catéter que se hace avanzar hasta la lesión a tratar, procediendo a introducir a través del mismo distintos materiales hasta conseguir su cierre total o parcial. Los materiales de embolización suelen ser espirales de platino (coils) con o sin recubrimiento biológico.

Puede ser necesario combinar estos materiales con otros dispositivos como prótesis (stents) o catéteres de balón que ocluyan transitoriamente el flujo arterial. Excepcionalmente puede ser necesario ocluir definitivamente la arteria que alcanza el aneurisma.

Por regla general, tras la embolización el paciente ingresará en Reanimación o Cuidados Intensivos para observación.

Para controlar el desarrollo del procedimiento se emplean un contraste yodado (que es introducido a través de los catéteres) y rayos X. Finalizado el procedimiento, se extraerán estos tubos y se comprimirá con la mano el lugar de la punción para que no se acumule sangre (hematoma).

img_embolizacion-aneurismas_2

¿Qué medidas hay que tomar tras la prueba?

Habitualmente se ingresa en un área de cuidados especiales para su vigilancia su tensión arterial, y el paciente deberá mantener reposo en cama hasta un máximo de 24 horas tras la retirada del tubo de la ingle, pudiendo a continuación irse a su domicilio en el caso que no haya sufrido una hemorragia cerebral y no tenga que esperar a la recuperación de esta última.

¿Existen otras técnicas alternativas?

Muchos aneurismas pueden tratarse quirúrgicamente por neurocirujanos que pondrán un clip en el aneurisma para cerrarlo. Aunque la mayoría de aneurismas pueden tratarse mediante embolización, en algunos casos esta es imposible y será necesario que sea operado por un neurocirujano experto. Consulte a su Neurorradiólogo y a su Neurocirujano por la mejor opción en su caso.

¿Existen riesgos?

Pueden producirse molestias o complicaciones como en cualquier cateterismo por la punción o por el medio de contraste, generalmente intrascendentes (véase riesgos de la angiografía cerebral).

Durante la embolización o en las horas siguientes, podrían formarse trombos que taponen una de las arterias cerebrales. Esta complicación es poco frecuente y si se produce, no deja secuelas en todos los casos. No obstante, existen nuevas medicaciones y sistemas de análisis de coagulación que, empleados durante y en las horas siguientes al procedimiento, han permitido reducir drásticamente este tipo de complicación. Durante la embolización podría, de forma también infrecuente, romperse el aneurisma y producirse una hemorragia cerebral.
Si Ud. está embarazada o piensa que pueda estarlo, debe advertirlo antes de realizar esta prueba, ya que se emplea radiaciones ionizantes. Si es Ud. alérgico al yodo o tiene una enfermedad renal o cardiaca grave, debe advertirlo antes de realizar esta prueba.

No dude en consultar a su médico todas sus dudas para recibir toda la información que estime necesaria.